Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

El Periódico de Catalunya

Madagascar, un paraíso para los amantes de la naturaleza

Con centenares de especies únicas, la isla más grande de África es un destino exótico y mágico aún por descubrir

Las islas, de por sí, tienen un carácter único. Su aislamiento les confiere en muchos casos unas características idiosincráticas muy particulares: ya sea por el carácter de su gente, sus tradiciones (muchas veces mejor conservadas que las de lugares con más contacto entre sí), o por la naturaleza, en ocasiones singular. Por otro lado, se dice de África que en este continente existe un halo muy especial, un cielo único y un espíritu que no se encuentra en ningún otro lugar. Pues bien, Madagascar, la cuarta isla más grande del planeta y que posee una flora y una  fauna únicas, reúne ambas características. Un país único y maravilloso aún por descubrir.

Merecedor de sus numerosos nombres, Madagascar se está transformando en un destino único e innovador para los viajeros de todo el mundo. ¿Por qué?  Sobre todo por la variedad de sus paisajes y de sus culturas, que hacen de la isla roja  un verdadero paraíso. 

Madagascar figura entre los 10 primeros lugares de mayor diversidad biológica mundial y posee uno de los ecosistemas más ricos del mundo. La Gran Isla se transformó en un refugio excepcional para los descendientes de especies desaparecidas de los continentes africanos y asiáticos, con los cuales se conectaba en su historia geológica.  Tras la desaparición de los dinosaurios, muchos grupos de animales y plantas pudieron permanecer o alcanzar la isla evolucionando en este paraje. 

Así, la fauna, con uno de los niveles más elevados del mundo, sin que aún se haya podido hacer un inventario de su totalidad, y la flora malgache son únicas en el mundo, con un 85 % de endemismo: la isla se separó del continente africano hace millones de años y hace relativamente poco que fue poblada (apenas 2000 años); esto le ha conferido un carácter único. En este "laboratorio", aislado del continente africano (pero cerca de él), la naturaleza ha producido y sigue produciendo especies únicas. Madagascar es uno de los seis países en el mundo que conservan la mayor parte de las reservas genéticas del mundo en sus selvas tropicales. Allí podemos encontrar a los dos tercios de camaleones del planeta, siete de las ocho especies de baobabs existentes en la tierra y es el único lugar en el mundo donde podremos encontrar lémures.  

Actividades

Así pues, Madagascar es un auténtico paraíso para los amantes de la naturaleza, quienes pueden gozar de ella simplemente realizando excursiones y avistando fauna y flora in situ o realizando actividades, como por ejemplo, buceo o avistamiento de ballenas: Las aguas de Madagascar están entre los mejores lugares de esnórquel en el planeta. Un sinfín de peces de colores con nombres exóticos teje continuamente su ballet bajo el agua, en un paisaje de conchas y corales con formas indescriptibles. Por otro lado, desde 1979, la isla se ha convertido en un santuario de ballenas. Las jorobadas malgaches vienen de la Antártida y Madagascar es el primer lugar donde recalan. Para el deleite de los turistas, la temporada de observación se extiende hasta septiembre. Y quien simplemente quiera descansar, sin más actividad que relajarse, lo podrá hacer en alguna de sus kilométricas y paradisíacas playas.

Población y tradición

La  naturaleza no es el único aliciente para visitar el país malgache, ya que éste cuenta además con  una riqueza cultural extraordinaria. Madagascar es conocido como el país del culto a los antepasados. En la creencia tradicional, los antepasados o Razana siguen estando presentes y adquieren más autoridad, ya que están más cerca del Creador o Zanahary. La población de Madagascar es mayoritariamente animista, con un porcentaje del 52%, cristianos  41%, y el 7% restante compuesto por musulmanes y budistas.


Cómo llegar

Turkish Airlines vuela a Antananarivo, la capital de Madagascar, tres veces por semana, con escala en Estambul y Port Luis (Mauricio). A partir de no­viembre, se ampliarán a cinco vuelos semanales.

La aerolínea tiene nada menos que cua­tro vuelos diarios desde el aeropuerto de El Prat hacia Estambul, con frecuen­cias también desde otras ciudades del estado: tres vuelos diarios desde Ma­drid, uno desde Valencia, uno desde Bilbao y uno desde Málaga, que pasa­rá a doble frecuencia en verano.

Turkish Airlines es la aerolínea que vuela a más países de todo el mun­do, concretamente 113, con un total de 284 destinos. Una de sus prime­ras ventajas es la conectividad: por su ubicación geográfica, Estambul es un hub ideal. Además, ofrece un tour gratuito por la ciudad, con co­mida incluida, para las escalas superiores a 6 horas.

Turkish Airlines cuida todos los detalles para que los pasajeros vivan una experiencia inolvidable a bordo. Además de ofrecer un amplio surtido de gastronomía turca, sirve menús de cocina internacional y ha sido pionera en introducir la figura del Flying Chef en sus vuelos intercontinentales.

La gastronomía servida a bordo se prepara siempre con productos frescos, bajo la supervisión del Flying Chef que da apoyo profesional a la tripulación de cabina durante la preparación de la comidas. Además, para asegurar la variedad de opciones para viajeros frecuentes, Turkish Airlines rota semanalmente los menús servidos en todas las clases.

 

Turkish Airlines también ofrece una amplia oferta de entretenimiento a bordo con más de 300 películas, 1000 álbumes de música, radio, canales de noticias y televisión en directo vía satélite. Siempre incorpora novedades, por ejemplo en 2015 la aerolínea ofreció la retransmisión en directo del  "Clásico" de la Liga en pleno vuelo y recientemente se ha convertido en la aerolínea oficial de la esperada película de acción y aventura "Batman vs Superman: El amanecer de la justicia" que se estrenará en los cines de todo el mundo a partir del 25 de marzo de 2016.

Contacta con Turkish Airlines