Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

Entrevista a Adrian B. Wenban, director del Barcelona College of Chiropractic

"Es una buena idea que todo el que tenga columna vaya a un quiropráctico"

"Más vale prevenir que curar" un refrán que utilizamos de forma habitual pero que no siempre aplicamos a nuestra propia salud. La quiropráctica, profesión sanitaria aún bastante desconocida en España, es una disciplina que apuesta al máximo por la prevención, y esta es una de las principales ideas que la Asociación Española de Quiropráctica y el equipo de docentes del Barcelona College of Chiropractic quiere transmitir al público y a los estudiantes.

-¿Cuándo debería un paciente pensar en ir a un quiropráctico?
Las investigaciones dicen que los síntomas de irregularidades en la conexión del sistema nervioso no son inmediatos. Normalmente hay un proceso de degeneración y al final de este proceso llegan los dolores inherentes a dicha degeneración. Según los estudios realizados, la mayoría de individuos de entre 10 y 20 años ya tienen señales de problemas en la columna que no se manifestarán hasta mucho después. 
 
-¿Por qué decidió introducirse en el mundo de la quiropráctica?
Durante mis años en la universidad me disloqué un hombro practicando deporte. Intenté realizar tratamientos en cinco ocasiones y el resultado en todos ellos fue el mismo; mantener los medicamentos y realizar una operación. Hablé con muchas personas que, teniendo el mismo problema, se habían operado y siempre me decían que no podían realizar funciones básicas en su día a día. Entonces me encontré con la quiropráctica. Después de dos o tres meses de trabajo la mejora en la estructura de mi brazo, mi hombro y mi columna en general fue increíble. No me he vuelto a dislocar el hombro nunca más ni me ha hecho falta operarme o medicarme. 
 
-¿Tiene la quiropráctica el reconocimiento en España que merece?
La quiropráctica está reconocida como profesión sanitaria por la Organización Mundial de la Salud y el Parlamento Europeo de Estrasburgo, entre otros organismos internacionales. Está muy extendida en los países anglosajones (sobre todo Estados Unidos) y posee su marco legal en la mayoría de países desarrollados como, sin ir más lejos, las vecinas Portugal, Francia e Italia.
Por desgracia, la situación actual en España es muy diferente y no existe ningún marco normativo. La Asociación Española de Quiropráctica (AEQ) viene reclamando desde hace años que la legislación española resuelva esta situación anómala y se sitúe al nivel de los estados de nuestro entorno. Para los más de 200 quiroprácticos que trabajan en España, el reconocimiento legal es fundamental para que la profesión se desarrolle bajo unas condiciones idóneas y que el usuario reciba una atención de calidad garantizada. El vacío legal existente puede facilitar que los ciudadanos se pongan en manos de falsos quiroprácticos que no han recibido una formación adecuada. Los quiroprácticos son lo primeros interesados en que por fin se defina un marco legal ajustado a realidad, ya que el intrusismo afecta sobre todo a los profesionales quiroprácticos cualificados.
Los pacientes deben ser atendidos por un profesional acreditado, formado en una universidad de Quiropráctica. La OMS establece para la carrera de Quiropráctica un mínimo de 4200 horas lectivas y 1.000 horas de formación clínica supervisada. En la actualidad, todos los quiroprácticos que pertenecen a la AEQ han recibido la formación necesaria. Por ello se recomienda a los pacientes que comprueben si su quiropráctico es miembro de la AEQ. en el apartado "Busca un quiropráctico" de la web www.quiropractica-aeq.com.
 
-¿Qué hace único al Barcelona College of Chiropractic?
Varias cosas. En este momento es un colegio pequeño y el número de profesores por estudiante es muy alto. Esto posibilita dar una formación de gran calidad porque se puede establecer una comunicación muy directa e íntima entre la escuela y el estudiante. Contamos con un equipo de docentes de calidad mundial que imparte un programa de estudios de 5 años de duración a tiempo completo. Éste se complementa con prácticas en el centro quiropráctico y potencia la investigación y el desarrollo de la visión particular de la quiropráctica de cada estudiante Tenemos buenas colaboraciones con algunos de los institutos e investigadores más importantes relacionados con la quiropráctica y somos la escuela europea con más diversidad de nacionalidades entre nuestros alumnos, debido a que tenemos dos lenguas oficiales en nuestro programa de formación, el español y el inglés. Queremos dar la oportunidad a nuestros graduados de poder trabajar en países anglófonos e hispanófonos. Ofrecemos dos títulos propios, el primero es un Título Superior en Quiropráctica, el otro es un Máster en Quiropráctica desde la Universitat Pompeu Fabra.
Barcelona College of Chiropractic

Edifici idEC - c. Balmes, 132, 5a planta, 08008, Barcelona, Barcelona, Catalunya, España

www.bcchiropractic.es

935 422 822

Contacta con Barcelona College of Chiropractic